Esta web usa cookies. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta el uso que hacemos de ellas.     Puede obtener más información sobre cookies aquí
Mapa de localización. Cómo llegar.
Consulta nuestro blog
Inicio Contactar
La Mediación Familiar, el proceso más sencillo para la resolución de conflictos familiares.

El Mediador Familiar debe encauzar el proceso de forma pautada, cuidando todos los aspectos necesarios para que las partes lleguen a un acuerdo duradero, alcanzado y aceptado por todos.

Propiciando un ambiente de diálogo respetuoso y transmitiendo a las partes la confianza que el mediador tiene en las bondades del proceso de mediación.
Ayudando a las partes a entender y atender sus intereses reales, encauzando sus emociones, reconduciendo el proceso las veces que sea necesario.
Manteniendo una neutralidad objetiva, evitando implicarse en el conflicto, para permitir que sean los propios interesados quienes alcancen soluciones a su medida.

El proceso de Mediación

Etapas o fases del Proceso:

Fase 1. Sesión informativa, presentación y reglas de juego

Fase 2. “Cuéntame”, encaminada a saber las posiciones iniciales

Fase 3. Identificación de los intereses y necesidades

Fase 4. Generación de opciones

Fase 5. Llegar a un acuerdo

Fase 6. Redacción/firma acuerdo

Fase 7. Fase de seguimiento


Siempre que sea necesario, mantendrá entrevistas privadas (“caucus”) con el fin de comprender a fondo la problemática de cada parte, ayudándole a adoptar actitudes positivas y a buscar nuevas soluciones.

Las habilidades del mediador: el pilar de un buen acuerdo.

Una vez que el mediador anticipa el camino a seguir el procedimiento de mediación se fundamentará en el protagonismo de las partes, para lo cual el mediador se apoya en técnicas variadas y flexibles capaces de generar puntos de encuentro y sentar las bases de un acuerdo satisfactorio para todos. Destacan:

  • La capacidad de escucha activa generando todo tipo de preguntas (abiertas, cerradas, incisivas, sugestivas, espejo, etc.) que permitan a las partes comprender y hacerse comprender mejor.
  • El manejo de los silencios, reconocer y reconducir sentimientos y emociones, y generar los tiempos de reflexión adecuados a la importancia de cada asunto.
  • Su capacidad para sintetizar y reformular cada problema, con el fin de que las partes encuentren soluciones más concretas y objetivas.
  • La aportación de gran variedad de ideas (“Brainstorming”) capaces de generar más opciones y alternativas.
  • Desarrollos VJ Software


    Mediador de familia en Salamanca, Valladolid y Zamora. Mediación familiar y mercantil.
    aviso legal     privacidad     Uso de cookies     web-mail